Energía y medio ambiente

Uruguay se acerca al 100 por ciento de electricidad renovable

Uruguay se acerca al 100 por ciento de electricidad renovable

En estos días están sucediendo cosas interesantes en América Latina con respecto a las energías limpias. Por ejemplo, Uruguay ahora gasta el 15 por ciento de su producto interno bruto en energías renovables, lo que representa el 94,5 por ciento de su generación de electricidad y una inversión de $ 7 mil millones en los últimos cinco años. La energía eólica, solar y de biomasa, junto con la energía hidroeléctrica, representan el 55 por ciento de la combinación energética total.

Este es un logro notable, que proporciona un estudio de caso eficaz que muestra al resto del mundo cómo se puede hacer lo mismo. Actualmente, la contribución de la energía renovable a la combinación energética global es solo del 12 por ciento, con una cifra del 20 por ciento en Europa.

Uruguay también está asumiendo un compromiso destacado en la lucha contra el cambio climático. En la reciente cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en París, el jefe de política de cambio climático de Uruguay, Ramón Méndez, se comprometió a reducir las emisiones de carbono del país en un 88 por ciento para 2017. Ya ha tenido un buen comienzo, reduciendo su huella de carbono sin asistencia de subsidios o imponer costos más altos a los consumidores y terminar con éxito su dependencia del petróleo en el espacio de solo 15 años. Espera convertirse en totalmente neutral en carbono para 2030.

Anteriormente, el petróleo representaba el 27 por ciento de las importaciones de Uruguay y el país estaba a punto de construir un nuevo gasoducto para traer gas desde la vecina Argentina. La mayor parte de las importaciones al país ahora la toman los aerogeneradores, que tienden a obstruir los puertos mientras esperan ser instalados.

Paleta de aerogenerador pasando por un puerto en Uruguay [Fuente de imagen:Noticias Primer video de youtube]

La transición a las energías renovables se inició entre 2005 y 2010, durante el primer mandato del actual presidente Tabaré Vázquez. La energía hidroeléctrica ya mantenía una fuerte presencia en el país, aunque no se han agregado nuevas plantas hidroeléctricas durante décadas. Probablemente eso sea lo mejor, dado que la energía hidroeléctrica es tremendamente vulnerable a los efectos del cambio climático. Las cuatro antiguas represas hidroeléctricas dependen de antiguas centrales térmicas de petróleo como respaldo cuando la energía hidroeléctrica cae repentinamente debido a la sequía. Tres de las presas se construyeron en el río Negro entre los años 30 y los 70 y la cuarta, en el río Uruguay, y se compartió con Argentina, construida en los años 70.

El mayor avance desde entonces, en materia de energía limpia, se ha realizado en las áreas de energía eólica y biomasa. Uno de los principales beneficios de un nivel tan alto de despliegue de energía renovable es la menor cantidad de cortes de energía, porque la diversa combinación energética del país es más resistente a las sequías.

Los viajeros por la ruta 5 de Montevideo a Rivera, pueden ver la diferencia. A una distancia de 200 millas hay tres plantas agroindustriales que funcionan con biomasa y tres parques eólicos, el mayor de los cuales es el parque eólico Peralta de 115 MW construido por la empresa alemana Enercon, que también lo opera y mantiene. La velocidad del viento es de aproximadamente 8 mph y la energía generada por el parque eólico se vende a un precio que se mantendrá fijo durante 20 años y está garantizado por la empresa estatal.

Esto, a su vez, ha atraído a más empresas de energía eólica, que están haciendo cola para invertir en el país. El impacto en la licitación significa que los costos de generación de electricidad se han desplomado, habiendo caído un 30 por ciento en los últimos tres años. La propia Enercon tiene la intención de expandir sus operaciones en el país, mientras que otra empresa alemana, Nordex, está construyendo un parque eólico aún más grande más al norte. Uruguay apunta ahora a 1 GW de capacidad eólica instalada y no está tan lejos de lograrlo.

Parque eólico en Uruguay [Fuente de imagen:Noticias Primer video de youtube]

La energía solar en Uruguay consiste actualmente en una planta operativa de 50 vatios que consta de 100 hectáreas de paneles solares y numerosas plantas más pequeñas de 1 a 5 MW que se distribuyen principalmente en el norte del país. Está prevista una segunda planta de 50 MW, con inversión de Europa, según informó a IPS el físico Gonzalo Abal del Laboratorio de Energía Solar de la Universidad de la República de Uruguay.

No hay energía nuclear en absoluto. Sin embargo, el país tiene interconexiones con Brasil y Argentina. El primero se ha retrasado por las diferencias de frecuencia entre las redes eléctricas de los dos países.

“Lo que hemos aprendido es que las energías renovables son solo un negocio financiero”, dijo Ramón Méndez. “Los costos de construcción y mantenimiento son bajos, por lo que siempre que brinde a los inversionistas un entorno seguro, es muy atractivo”.

Según Méndez, los principales factores del éxito de las energías limpias en Uruguay han sido una clara toma de decisiones y un entorno regulatorio favorable, junto con una estrecha relación entre los sectores público y privado. Se estableció un marco legal, que incluye la autorización a los clientes conectados a la red de baja tensión para generar energía eléctrica a partir de fuentes renovables, incluyendo eólica, solar y biomasa con un potencial no mayor a 150 kilovatios. Hubo varias iniciativas políticas, como la Política Energética 2005-2030, o el Plan Nacional de Eficiencia Energética 2015-2024, que fue adoptado el 3 de agosto.rd este año. El Plan de Eficiencia Energética tiene como objetivo reducir el consumo de energía en la industria y la economía, particularmente con respecto a las áreas residenciales y el transporte. Estas dos áreas representarán el 75 por ciento de la reducción total de energía para 2024.

El financiamiento de la transición se ha apoyado en las exenciones fiscales establecidas por la Ley de Promoción de Inversiones. Requiere que al menos el cinco por ciento de cualquier inversión se gaste en energía renovable.

Uruguay ha sido nombrado ahora por WWF como uno de sus “Líderes en Energía Verde” y también ha recibido elogios del Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Queda por ver si el resto del mundo puede o no seguir el ejemplo de Uruguay, pero seguramente es algo a lo que aspirar.

Ver el vídeo: Energía solar: una estafa renovable (Octubre 2020).