Industria

¿Nueva vida para la Conversión de Energía Térmica Oceánica (OTEC)?

¿Nueva vida para la Conversión de Energía Térmica Oceánica (OTEC)?

Una nueva planta de energía en Hawái está utilizando un proceso de energía renovable que anteriormente demostró ser impopular debido a sus bajos niveles de eficiencia. La Conversión de Energía Térmica Oceánica (OTEC) utiliza la diferencia de temperatura entre agua profunda, más fría, y agua menos profunda, más cálida para hacer funcionar un motor térmico para generar electricidad. Es un sistema de generación eléctrica de carga base que proporciona electricidad todo el día, todo el año. Desafortunadamente, el proceso no es muy eficiente porque la diferencia de temperatura es bastante pequeña. Esto significa que su viabilidad económica es mínima.

La teoría detrás de OTEC surgió alrededor de 1881 cuando un físico francés llamado Jacques Arsene d'Arsonval desarrolló el concepto. Luego lo asumió su alumno, Georges Claude, quien construyó la primera planta OTEC del mundo en Cuba en 1930. Desafortunadamente, fue destruida en una tormenta poco después de su construcción. Aparecieron varias plantas más pequeñas, pero OTEC nunca fue realmente de interés hasta los años 70 y 80, e incluso entonces por un corto período debido a la caída de los precios del petróleo.


OTEC explicó [Fuente de imagen: Laboratorio Nacional de Energías Renovables (NREL)]

A pesar de esta historia bastante poco inspiradora, OTEC podría contribuir potencialmente a la fuente de alimentación de carga base. Pelc y Fujita (2002) han llegado a la conclusión de que el proceso podría generar hasta 88.000 terravatios hora por año de energía sin afectar la estructura térmica del océano y en 2010 se utilizó una tecnología similar a OTEC para desarrollar un motor térmico capaz de alimentar un motor no tripulado. submarino indefinidamente.

La nueva planta de energía en Hawaii ha sido construida por Maki Ocean Engineering, que espera generar suficiente energía para hasta 120 hogares. El sistema utiliza amoníaco, que tiene un punto de ebullición bajo en comparación con otros líquidos y que pasa por tuberías rodeadas de agua tibia. Esto hace que el amoníaco se evapore en un gas que a su vez alimenta una turbina generando energía. El proceso se invierte mediante el uso de agua helada extraída del agua a una profundidad de 900 metros para convertir el amoníaco en su forma líquida, volviendo a alimentar las turbinas.

La nueva planta está instalada actualmente en el Laboratorio de Energía Natural de la Autoridad de Hawái (NELHA), pero la compañía quiere llevarla más lejos en el Océano Pacífico, reduciendo así la distancia que el agua tiene que viajar cuando se bombea al sistema. Maki cree que 12 de esas plantas podrían alimentar a todo Hawái.

Una de las grandes ventajas es que este sistema puede funcionar sin picos ni depresiones en el suministro, sin embargo, la planta aún se encuentra en sus etapas iniciales de prueba, aunque actualmente hay proyectos similares en funcionamiento en Japón y Corea del Sur. La planta en Hawái solo está destinada a la investigación, lo cual es bueno porque en realidad solo produce alrededor de 100 kilovatios de energía, y la mayor parte es utilizada por las bombas. La función principal de la planta es probar los intercambiadores de calor, que tienden a ser bastante caros. Maki dice que cuando se agrega un generador, la planta podrá diseñar un sistema de control automático, mejorando así tanto el rendimiento de la planta como las predicciones de costos para los diseños de plantas comerciales.

Luis Vega, del Centro Nacional de Energía Renovable Marina de Hawái, cree que la primera planta a gran escala en utilizar OTEC podría ser el proyecto Nueva Energía para Martinica y Ultramar (NEMO) de 16 MW, que se construirá frente a las costas de Martinica. Se trata de una colaboración entre dos empresas con sede en París, Akuo Energy y la empresa de defensa DCNS, y estará ubicada a unos 5 km de la costa de Martinica. Podrá suministrar alrededor de 11 MW de energía a la isla y los 5 MW restantes alimentarán la planta y las bombas. La construcción del proyecto debe comenzar el próximo año con miras a que la operación comercial comience dentro de cuatro años. Según Emmanuel Brochard, de DCNS, será la primera planta OTEC a escala industrial en operación.

"El éxito del proyecto NEMO es un motivo de orgullo para Martinica y todas las regiones francesas de ultramar", dijo el director ejecutivo de Akuo Energy, Eric Scotto, en declaraciones a reNEWS. “Esta decisión a nivel europeo consolida el desarrollo de nuestro grupo en las regiones tropicales insulares, sobre la tecnología de energía renovable marina más adecuada para estas áreas específicas”.

Ver el vídeo: Intercambio energía térmica (Octubre 2020).